no es apología, es memoria

Se viene el huaico

La estrategia de reconquista fujimorista

Lobista infectado hasta los huesos de faltas éticas, tecnócrata soberbio que poco o nada le importa la democracia mientras lo dejen hacer buenos negocios. Ése es PPK, el Presidente-dique que pusimos para evitar que se desborde la marea naranja. Pero dicha marea naranja, sus aliados de siempre y sus aliados ocasionales se lo van a traer abajo. Así que se nos viene el huaico.

JORGE MILLONES

Publicado: 2017-12-19



LO QUE NO SE DEBE HACER

No había otra opción, la ciudadanía responsable y que valora esta democracia precaria, pero democracia al fin, tuvo que poner a PPK porque “lo otro” era tenebroso y lo estamos viendo ahora. Ese periodo de garantía que el pueblo peruano le extendió a PPK llegó a su fin. Demostró ser un mal dique y el fujimorismo demostró ser una fuerza antidemocrática. Efectivamente, la “pelona no solo no había cambiado”, había desarrollado garras y dientes.

El gobierno de PPK es el mejor ejemplo de desastre político que hay en los últimos tiempos. Se constató la inoperancia política de la tecnocracia, ni de lujo ni de nada, una ingenuidad tremenda para no darse cuenta quién era su adversario principal y una creencia absurda en que los problemas se arreglan solos. No, ni en política, ni en economía existe esa ficción ideológica llamada “mano invisible”, los problemas no se arreglan solos, alguien siempre interviene y el fujimorismo se los almorzó. 

Y aunque insistan los neoliberales de diverso pelaje en tratar de exculpar a su modelo, es evidente que el modelo fujimorista que ha venido funcionando estos años no sólo es corrupto, también es enormemente corruptor generando aceptación y tolerancia a la corrupción en grandes sectores de la población.

Es cierto, muchos actores izquierdistas se han corrompido y deben pagar, pero se corrompieron en este modelo, tratando de hacer malabares para gobernar en este modelo y con la actual correlación de fuerzas, y para nada es una justificación, deben pagar y mucho de lo que hicieron nos va a salpicar a toda la izquierda, aunque vengan de otras tiendas políticas, pero no se puede pasar por alto que es casi “natural” que para gestionar honestamente este modelo hay que aguantar que los poderes corruptos te salten a la yugular. Por eso, es insoslayable un cambio constitucional y esta crisis abre una posibilidad para poner dicho cambio en la agenda política nacional.

CORONANDO A KEIKO

Este gobierno dejo pasar mil oportunidades, tenía apoyo de la derecha, de los medios y el beneficio de la duda en los demás sectores; escepticismo en la izquierda, pero gozaba de la esperanza de muchos que con firmeza podía frenar los ímpetus del fujimorismo que nunca aceptó la derrota. No lo hizo, jugueteó con la bestia metiendo la cabeza donde no debía y las fauces se cerraron.

Sin embargo, la ineptitud política de este gobierno no es pretexto para derrocarlo, los indicios de corrupción de PPK no son la verdadera causa de su pedido de vacancia ¿Realmente se detendrán con PPK y sus vice presidentes? ¡Este es un plan de reconquista! De eliminar de una vez por todas el periodo democrático posfujimori, quieren reclamar el sistema que ellos crearon. Pero también es la oportunidad para librarnos de esa costra antidemocrática que venimos arrastrando 17 años.

Digámoslo bien, es golpe y no vacancia, ya varios han demostrado que lo de PPK debe seguir el conducto regular y ser investigado y sancionado por el Ministerio Público y el Poder Judicial siguiendo el debido proceso, no solo debe ser vacado, sino, encarcelado si lo amerita. Pero no podemos permitir que sea la marea naranja y su Comisión Lava Jato quienes decapiten la democracia peruana en un Congreso totalmente desprestigiado por sus exabruptos, agresividad y arbitrariedad por ser mayoría. La Comisión Lava Jato se ha convertido en una lavadora aprofujimorista, no tiene ninguna legitimidad para investigar nada.

ADN GOLPISTA

Este es un golpe por etapas y en tres frentes, primero, descabezar al Ministerio Público para eliminar al valiente fiscal Juan Domingo Pérez para librarse de las investigaciones de las contabilidades paralelas y del origen ilícito de los fondos de campaña. Segundo, eliminar al magistrado del Tribunal Constitucional y lograr que Alberto Fujimori salga en libertad directo al Imperio del Japón, asegurando el “keikismo” todo el poder dentro del espectro anaranjado, dejando a Kenji como una “simpática anécdota pseudo progre” del fujimorismo. Y tercero, vacar a PPK, barrer a sus “vices” adelantando las elecciones en donde Keiko Fujimori no solo se convertiría en la primera mujer Presidenta del Perú, sino, en la encargada de entregarnos como un bufete a los oscuros poderes que se ocultan detrás de esa fachada “política”.

Hay que hacer equilibrismo político para que los corruptos paguen y no cargarse con eso la democracia. Es cierto que PPK tiene que explicar muchas cosas, y más cosas tienen que explicar Alan García y Keiko Fujimori, es verdad: los “pecados ajenos no lo hacen santo”, pero también es cierto, que en este contexto golpista hay que defender primero a la democracia, es la prioridad. Eso no significa exculpar o blindar a PPK, sino, arrancar la investidura Presidencial de las fauces fujimoristas y que el ciudadano PPK sea juzgado por los fiscales y jueces.

A CALENTAR LA CALLE

Hacia afuera, el objetivo de los grandes poderes corruptores es claro: “convencer a la gente que no vale la pena luchar, pues todos son corruptos. Es una pelea entre empresarios allá en las alturas del poder, nada tiene que ver con el ciudadano de a pie”. FALSO. Lo que hace falta es explicar que estos son unos delincuentes, que las consecuencias de su corrupción las sufrimos todos diariamente cuando pagamos impuestos, cuando pagamos los servicios, cuando compramos un producto, cuando viajamos, cuando pagamos peajes, cuando nos pagan sueldos de miseria, cuando vamos a un hospital y no hay camas, ni medicinas, ni médicos y cuando nuestras escuelas se caen a pedazos. No, este no es un problema de cuatro empresarios, ni de unos cuantos pitucos. NOS ESTÁN ASALTANDO y quieren seguir haciéndolo.

Todos deben asumir su rol en esta etapa y pensar en el país antes que su cuota de poder o en su prestigio personal. En la segunda vuelta, muy pocos votaron por PPK, la gran mayoría votamos contra la tiniebla fujimorista. Y hoy no se defiende a PPK, toca defender el estado de derecho, eso que los “ultrones” irresponsablemente menosprecian pero que gracias a él siguen con vida o libres para ejercer su “ultronería” siempre funcional al fujimorismo.

Defender la democracia, siempre perfectible, por un gran frente ciudadano que albergue a todas las fuerzas. Defender la democracia en las calles, en el Congreso, en la Fiscalía, en el Poder Judicial y donde se necesite. Así sean miles en una avenida o un solitario fiscal arriesgando todo para hacer justicia.

FUENTE: DIARIO UNO


Escrito por

Jorge Millones

Trovador y productor. Aficionado a la filosofía y las ciencias sociales.


Publicado en

Cascabel: Textos, imágenes y sonidos para el cambio.

Blog para compartir reflexiones que acicateen el pensamiento crítico y circular información solidaria e inflamable.